28 noviembre 2007

*Predicación 21/10/'07 Elías


1 Reyes 18:20 Acab convocó en el monte Carmelo a todos los israelitas y a los profetas.21 Elías se presentó ante el pueblo y dijo: ¿Hasta cuándo van a seguir indecisos? Si el Dios verdadero es el Señor, deben seguirlo; pero si es Baal, síganlo a él. El pueblo no dijo una sola palabra.

Esta es la invitación del día de hoy. ¿Hasta cuando van a seguir indecisos? Hoy en día existen tantas cosas que distraen nuestra atención del Señor. Y que desafortunadamente nos alejan de Dios. El es un Dios celoso. Pero no en el sentido que vemos en la sociedad. No en el sentido de celos vengativos y pasionales. Sino más bien en el sentido que te da la oportunidad de actuar en tu vida si lo dejas o dejarte que hagas lo que tú quieras si así lo deseas. El no te fuerza a actuar en ti. Pero tampoco lo va a hacer si no se lo pides y decides rendirte a el. El no es un amuleto que puedes usar solo cuando te conviene. Y el pueblo de Israel lo estaba tomando así. Se habían cansado de las condiciones que Dios les ponía para que le siguieran y se fueron a servir a Dioses que eran mas fáciles de servir. Después de haber sido testigos de todo lo que Dios es capaz, pero siendo incapaz de ser fieles. Siguieron a otros Dioses y a los profetas de Jehová que se les interponían los mataban. Cuando alguien llegaba para reclamarles que estaban siguiendo un camino herrado. Simplemente se deshacían de ellos. Y es una costumbre también muy actual. Si alguien no esta de acuerdo conmigo lo ignoro y no solo eso sino que lo pongo en la lista negra, y si son para decirnos que andamos mal en las cosas de Dios, lo juzgamos de fanático (hace algún tiempo platicábamos cesar y yo de la muerte social y como nos afecta. O que tan importante es para nosotros) y procuramos su muerte social. Que es casi lo mismo que hacían los israelitas.

22 Entonces Elías añadió: Yo soy el único que ha quedado de los profetas del Señor; en cambio, Baal cuenta con cuatrocientos cincuenta profetas.23 Tráigannos dos bueyes. Que escojan ellos uno, y lo descuarticen y pongan los pedazos sobre la leña, pero sin prenderle fuego. Yo prepararé el otro buey y lo pondré sobre la leña, pero tampoco le prenderé fuego. 24 Entonces invocarán ellos el *nombre de su dios, y yo invocaré el nombre del Señor. ¡El que responda con fuego, ése es el Dios verdadero! Y todo el pueblo estuvo de acuerdo.

El fuego es parte de la purificación. Ya hablaremos de esto el próximo domingo. Pero hoy lo importante es ¿Esta respondiendo Dios a tus ofrendas? Hemos estado entregando ofrendas de constante y hace algunas semanas ofrecimos una muy importante. ¿Recuerdas cual fue? Fuiste tu, tu mente y corazón. Esta esa ofrenda siendo consumida por fuego. El fuego como ya hemos hablado representa a el Espíritu Santo. Esta el Espíritu santo consumiendo esa mente y ese corazón. Esta ese fuego purificando esa ofrenda.

25 Entonces Elías les dijo a los profetas de Baal: Ya que ustedes son tantos, escojan uno de los bueyes y prepárenlo primero. Invoquen luego el nombre de su dios, pero no prendan fuego. 26 Los profetas de Baal tomaron el buey que les dieron y lo prepararon, e invocaron el nombre de su dios desde la mañana hasta el mediodía. ¡Baal, respóndenos! gritaban, mientras daban brincos alrededor del altar que habían hecho. Pero no se escuchó nada, pues nadie respondió.27 Al mediodía Elías comenzó a burlarse de ellos: ¡Griten más fuerte! —les decía—. Seguro que es un dios, pero tal vez esté meditando, o esté ocupado o de viaje. ¡A lo mejor se ha quedado dormido y hay que despertarlo!

Que buen colérico* me refiero a que Elías sabia que estaba retando. Sabia hasta que limite podía llegar y por eso se burlaba de los profetas. Elías había experimentado de primera mano lo que Dios podía hacer y por eso no dudaba de lo que hacia, mas bien de en quien ponía su fe.

28 Comenzaron entonces a gritar más fuerte y, como era su costumbre, se cortaron con cuchillos y dagas hasta quedar bañados en sangre. 29 Pasó el mediodía, y siguieron con su espantosa algarabía hasta la hora del sacrificio vespertino. Pero no se escuchó nada, pues nadie respondió ni prestó atención. 30 Entonces Elías le dijo a todo el pueblo: ¡Acérquense! Así lo hicieron. Como el altar del Señor estaba en ruinas, Elías lo reparó.

La restauración: el día de hoy el mensaje principal es la restauración. Siendo ofrenda a Dios también somos el altar del sacrificio. Si vamos a ser ofrenda viva, es una ofrenda continua. Y por lo mismo somos de continuo un altar un altar en el que existe un fuego continuo. Te imaginas ser como altares encendidos por las calles, llevando el fuego del Espíritu Santo.

31 Luego recogió doce piedras, una por cada tribu descendiente de Jacob, a quien el Señor le había puesto por nombre Israel. 32 Con las piedras construyó un altar en honor del Señor, y alrededor cavó una zanja en que cabían quince litros de cereal. 33 Colocó la leña, descuartizó el buey, puso los pedazos sobre la leña 34 y dijo: Llenen de agua cuatro cántaros, y vacíenlos sobre el holocausto y la leña. Luego dijo: Vuelvan a hacerlo. Y así lo hicieron. ¡Háganlo una vez más! —les ordenó. Y por tercera vez vaciaron los cántaros. 35 El agua corría alrededor del altar hasta llenar la zanja. La fe al entregar las ofrendas a Dios. Cubrirlos con agua para que llegue el fuego. No fue un reto. Fue una prueba para que los incrédulos confiaran. Pareciera como que lo quería hacer más difícil para Dios. Pero sabia que Dios puede hacer las cosas. Si tu crees que Dios no puede llegar a ti porque tu alma esta cubierta por muchas cosas, recuerda esta historia. Por mas empapada que tu alma este, por mas cubierto que tu corazón y mente se encuentren. Si tu lo pides el Espíritu Santo puede llegar a ti y consumirte. En el aspecto de purificación.


36 A la hora del sacrificio vespertino, el profeta Elías dio un paso adelante y oró así: «Señor, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, que todos sepan hoy que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo y he hecho todo esto en obediencia a tu palabra. 37 ¡Respóndeme, Señor, respóndeme, para que esta gente reconozca que tú, Señor, eres Dios, y que estás convirtiendo a ti su corazón!» 38 En ese momento cayó el fuego del Señor y quemó el holocausto, la leña, las piedras y el suelo, y hasta lamió el agua de la zanja. 39 Cuando todo el pueblo vio esto, se postró y exclamó: « ¡El Señor es Dios, el Dios verdadero!»

La parte que mas me gusta es que Elías reconoce que no es por su fuerza, al rogarle a Dios que se manifieste. Muestra tu poder, esta diciendo “no es por mi sino por tu poder”. Dejemos a un lado la indecisión. Ya hemos vivido lo que Dios puede hacer en nuestras vidas. ¡El Señor es Dios, el Dios verdadero!


(Escrito: T.tock © SdeC Comunidad Cristiana Interdenominacional, Imagen cortesía de ©Corbis)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lindo mensaje y muy claro